jueves, 20 de marzo de 2014

Amarres eternos gratis

El tiempo pasa, y todo cambia. Cambia lo trascendente y lo intrascendente, lo tangible y lo intangible. Cambio yo y cambian aquellos a quienes bien conozco. Recetas de amarres vela.  Algunos cambios nos gustan, otros no.

Lo que a mí no me gusta es que las pegatinas ya no lleven esa pestaña que hacía más fácil despegarlas. No me gusta que ya no haya un señor vendiendo palos de regaliz en cada esquina de Madrid, y eso que nunca me ha gustado el regaliz. No me gusta que si un día me equivoco y me pongo un calcetín de cada color, me pase el día entero intentando esconder los pies. No me gusta que ya no haya pintadas de tiza en el suelo del portal de mi casa, han pintado encima con betún negro. No me gusta que si veo una piruleta roja y brillante, de las que tiñen lengua, labios y dientes, no me atreva ni a mirarla. Amarres eternos gratis. No me gusta que ya no haya momentos como cuando era pequeña que le decía a mi madre "me aburro", y ella me contestaba, "pues pinta", porque ahora ya no tengo tiempo ni para pintar. No me gusta que un estúpido o estúpida que se gana la vida de los impuestos que pago, sea capaz de enfadarme sólo con escucharle en la radio o verle en la televisión.

No me gusta no acordarme de muchas cosas que sé que me gustaban y que por no existir ya, se han escondido entre mis olvidos. Aunque si lo pienso, puede que en realidad lo único que quieran es que juegue al escondite con ellas. Pero es que a veces olvido las reglas del juego ... ¿cómo se empezaba? ¿me doy la vuelta y cuento hasta cien?, enlace.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal